Los Versos de Oro

recortada-P10005651.jpg

1. En primer lugar la adoración a los dioses inmortales, ya que están establecidos y ordenados por la Ley.

2. Reverencia el Juramento, y al lado de los Héroes, lleno de bondad y de la luz.

3. Honor igualmente la dAEMONS terrestres haciéndolos legalmente el culto que se les debe.

4. Honra a tus padres igualmente, y los más cerca relacionados a ti.

5. De todo el resto de la humanidad, le pondré tu amigo que se distingue por su virtud.

6. Siempre dar oído a sus exhortaciones leves, y tomar ejemplo de sus acciones virtuosas y útiles.

7. Evite en lo posible odiar a tu amigo para una culpa leve.

8. [Y entender que] el poder es un vecino cercano a la necesidad.

9. Debes saber que todas estas cosas son como te he dicho; y acostumbrar a ti mismo para superar y vencer estas pasiones:

En primer lugar la gula, perezoso, sensualidad, y la ira.

10. No hacer nada mal, ni en la presencia de otros, ni en privado; segundout sobre todas las cosas respetan a ti mismo.

11. En el siguiente lugar, observar la justicia en tus acciones y en tus palabras.

12. Y no acostumbrar a ti mismo hay que portarse en cualquier cosa sin regla, y sin razón.

13. Pero siempre hacer esta reflexión, que es ordenado por el destino que todos los hombres morirán.

14. Y que los bienes de fortuna son inciertos; y que, ya que pueden ser adquiridos, así que puede que del mismo modo se perderán.

15. En cuanto a todas las calamidades que los hombres sufren por la fortuna divina, spoyo con mucha paciencia tu, sea ​​lo que fuere,

y nunca quejarnos por lo que, segundout esfuerzo lo que seas capaz de remediarlo.

16. Y tener en cuenta que el destino no envía la mayor parte de estas desgracias a los hombres buenos.

17. Hay entre los hombres muchas clases de razonamientos, bueno y malo; undmire ellas no demasiado fácil, ni rechazarlas.

18. Pero si se adelantarán falsedades, oírlos con suavidad, y el brazo a ti mismo con paciencia.

19. Observe bien, en todas las ocasiones, lo que voy a decirte:

Que ningún hombre, ya sea por sus palabras, o por sus hechos, jamás te seducirá.

Tampoco te atraer a decir o hacer lo que no es rentable para ti.

20. Consulte y deliberada antes has hecho, que seas no cometer acciones insensatas

ya que es la parte de un hombre infeliz a hablar y actuar sin reflexión.

21. Pero hacer lo que no te va a afligir después, ni te obligará al arrepentimiento.

22. Nunca hacer nada que tú dost no entienden pero aprender todo tú ought'st saber,

y eso significa que has de llevar una vida muy agradable.

23. En ningún abandono sabia la salud de tu cuerpo; segundout darle bebida y comida a su medida,

y también el ejercicio de la que tiene necesidad. Ahora por medida me refiero a lo que no te va a incomodar.

24. Acostumbrar a ti mismo a una manera de vivir que es limpio y decente sin lujo.

25. Evitar todas las cosas que ocasión envidia.

26. Y no os pródigo fuera de temporada, como alguien que no sabe lo que es decente y honorable.

27. Tampoco seas codicioso ni avaro; una justa medida es excelente en estas cosas.

28. No sólo las cosas que no te pueden hacer daño, y deliberada antes tú les hicieres.

29. Estamos seguros de que el sueño de cerrar tus párpados, después de tu acostarse, tenfermo has examinado por tu razón todas tus acciones del día.

En donde he hecho mal?

Que he hecho?

¿Qué tengo yo omití que yo debería haber hecho?

Si en este examen hallarás que has hecho mal, reprender a ti mismo severamente por ello;

unnd si has hecho ningún bien, regocijarse.

Práctica a fondo todas estas cosas; meditar en ellas, así; te conviene amarlos con todo tu corazón. -Es Lo que se te ponga en el camino de la virtud divina. Lo juro por lo que ha transmitido en nuestras almas la sagrada Quaternion, la fuente de la naturaleza, cuya causa es eterna.

Pero nunca se empiezan a configurar tu mano a cualquier trabajo, hasta que hayas primero oró a los dioses para lograr lo que tú estás pasando para comenzar.

Cuando tú hiciste este hábito familiar para ti, tHou quieres conocer la constitución de los dioses inmortales y de los hombres. Incluso hasta qué punto los diferentes seres extienden, y lo que contiene y los une. Tú mismo modo saben que de acuerdo con la Ley, la naturaleza de este universo está en todas las cosas por igual, so que no has de esperanza lo que tú ought'st no a la esperanza; y nada en este mundo ha de ser encubierto de ti.

Tú quieres lo mismo saben, que los hombres llaman a sí mismos sus propias desgracias voluntariamente, y de su propia y libre elección. Descontento que son! Ellos no ven ni entienden que su buena está cerca de ellos. Pocos saben cómo entregar a salir de sus desgracias. Tal es el destino que ciega a la humanidad, y se lleva sus sentidos. Al igual que enormes cilindros ruedan hacia adelante y atrás, y siempre oprimidos con males innumerables. Para la lucha fatal, innato, les persigue por todas partes, tirarlos hacia arriba y abajo; ni tampoco lo perciben. En lugar de provocar y agitar hasta, que deberían, cediendo, para evitarlo.

Oh! Júpiter, nuestro Padre! si tú pretendes librar a los hombres de todos los males que los oprimen,

Mostrarles de lo demonio hacen uso.

Pero tener el coraje; la carrera del hombre es divina.

Naturaleza sagrada les revela los misterios más ocultos.

Si ella imparte a ti sus secretos, has de realizar fácilmente todas las cosas que yo te he ordenado.

Y por la sanidad de tu alma, has de entregarlo de todos los males, de todas las aflicciones.

Pero abstenerse tú desde las carnes, que hemos prohibido en las purificaciones y en la liberación del alma;

Hacer una distinción solo de ellos, y examinar todas las cosas bien.

Dejando a ti mismo siempre guiar y dirigida por el entendimiento de que viene de lo alto, y que debe llevar las riendas.

Y cuando, después de haber despojado a ti mismo de tu cuerpo mortal, tú arrivest en el éter purísimo,

Serás un Dios, inmortal, incorruptible, y la muerte no tendrá dominio sobre ti.